Juan Bautista Besuzzo, uno de los amigos de Fernando Báez Sosa que declaró hoy como testigo en el juicio por el crimen, aseguró que se trató de «una emboscada» y que al menos dos de los imputados golpearon a la víctima hasta que quedó inconsciente, lo que lo llevó a rezar en plena calle tras el ataque para pedir que se salvara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *