El exmilitar afirmó que «todo el Ejército participó de la lucha contra la subversión » y destacó que «la guerra es un hecho sociopolítico, no militar». «Hemos tenido una ley de Obediencia Debida que fue una aberración», agregó. 

22-04-2022 | 17:03

Telam SE

El excarapintada Aldo Rico afirmó este viernes que «todo el Ejército participó de la lucha contra la subversión» al declarar ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 porteño en la causa por los crímenes cometidos en el Regimiento de Infantería 6 de Mercedes, en la que que se investigan el secuestro y tortura de 37 personas, de las cuales ocho fueron asesinadas o permanecen desaparecidas.

Rico fue convocado como testigo de concepto por pedido de la defensa en relación a los hechos ocurridos en el RIM 6 durante la dictadura cívico militar, y fue consultado por las acciones llevadas a cabo en ese período por el exsubteniente de la Compañía de Infantería «A», Emilio Pedro Morello, y por el exsubteniente de la Compañía de Infantería «B», Luis Alberto Brun.

«Supongo que le caben las generales de la ley», contestó Rico cuando le preguntaron por el imputado Morello, para luego confirmar que el exsubteniente se desempeñaba «en el Regimiento 6 de Infantería de Mercedes».

Y agregó: «Todos teníamos un rol activo sobre la insurgencia de los años ’70. Ahora, qué hacían no sé, estuve ahí solo una vez en el año ’81 u ’82, visitándolo».

«No puedo precisar si todas las unidades entraron en combate, pero casi todas», añadió sobre la acción represiva de las FFAA en el marco del Terrorismo de Estado.

Luego, cuando le repreguntaron si la expresión ‘entrar en combate’ significaba que esas unidades habían «participado de enfrentamientos», respondió «por supuesto».

La audiencia del juicio oral fue dirigida por el presidente del TOF 2, Javier Ríos, con el acompañamiento de los otros dos jueces, Jorge Gorini y Rodrigo Giménez Uriburu.

La declaración de los testigos se realizó a través de la aplicación Zoom.

En la causa que revisa los hechos ocurridos en la unidad militar de Mercedes están imputados el exjefe del Regimiento, coronel Alberto Ramón Schollaert; el exteniente Gustavo González Sass; el exsubteniente Martín Eduardo Sánchez Zinny; el excabo Osmar Andrade; y el exsubteniente Horacio Linari.

La lista de acusados incluye también a los exsubtenientes Morello y Brun: a todos ellos, con la excepción de Andrade, se les decretó la prisión preventiva.

El juicio oral investiga 37 casos de secuestro y torturas con ocho personas asesinadas o desaparecidas, entre las que se encuentra Rocío Martínez Borbolla, miembro del PRT-ERP y madre de los periodistas Bárbara y Camilo García.

El 13 de junio de 1976, los hermanos García, siendo niños, fueron testigos de la desaparición de su madre en la casa en la que vivían en el barrio Envión de la localidad de Haedo: tenían 9 y 4 años.

En su declaración, Rico definió a Morello -quien entre 1993 y 1997 fue diputado nacional por el Modin- como «un buen soldado y un diputado como corresponde».

La misma calificación utilizó para el resto de los militares acusados en el juicio y en el caso de Brun dijo que combatió a sus órdenes en Malvinas.

Pablo Llonto, abogado de la querella, le preguntó a Rico si tenía conocimiento de que alguno de los oficiales del RIM 6 hubiera cumplido una orden ilegal, a lo que el exdiputado y líder carapintada contestó: «Hemos tenido una ley de Obediencia Debida que fue una aberración».

Y añadió: «Los oficiales que ha nombrado tienen convicciones, no creo que hayan cumplido órdenes indebidas».

Luego de Rico declaró el general de brigada Heriberto Auel, convocado también como testigo de concepto por la defensa de los exmilitares acusados.

Auel sostuvo que en el período investigado él se desempeñaba como «jefe del Regimiento 8 de Infantería en Comodoro Rivadavia» y que entre 1979 y 1980 al imputado Morello tuvo entre sus subordinados.

Cuando le preguntaron si Morello pudo participar en un plan de exterminio político, contestó: «Nunca tuve conocimiento ni hablé de ese tema con él».

Sobre la actuación de las FFAA entre 1976 y 1983, Auel dijo a los jueces del TOF que «Argentina entró en combate dos veces (en el siglo XX): una, en una guerra larga, contrarrevolucionaria, no convencional, y la otra, en una guerra breve, convencional, en el Atlántico Sur» para luego agregar que «la guerra es un hecho sociopolítico, no militar».

«Es la continuación de la política por medio de la fuerza», definió.

Las fiscales Viviana Sánchez y Nuria Puñol le consultaron a Auel si el Regimiento 8 de Comodoro Rivadavia tuvo alguna imputación durante el Terrorismo de Estado, a lo que Auel respondió: «No conozco el Terrorismo de Estado pero allí nunca hubo operaciones contrarrevolucionarias».

Finalmente, Llonto, abogado de la querella, le preguntó Auel si Morello había recibido «algún tipo de instrucción específica relacionada con lo que solía llamarse ‘lucha contra la subversión'».

«Todo el Ejército estaba instruido para ese tipo de operaciones«, respondió.

Finalmente, al referirse a la instrucción recibida por las FFAA para la represión contra el ‘enemigo interno’, Auel recordó que en el país «hubo oficiales del Ejército francés que estuvieron dando conferencias en la Escuela Superior de Guerra».

La audiencia concluyó con un cuarto intermedio hasta el 29 de abril.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *