Un tribunal de la ciudad italiana de Nápoles resolvió que el capitán, que no fue identificado, violó el derecho internacional al devolver a inmigrantes a un territorio en el que pueden ser perseguidos por cuestiones de raza, religión u opinión política.

El veredicto generó fuertes críticas entre miembros del gobierno de Italia y la Unión Europea.El veredicto generó fuertes críticas entre miembros del gobierno de Italia y la Unión Europea.
Un tribunal de la ciudad italiana de Nápoles condenó este viernes al capitán del buque Asso 28 a un año de prisión por devolver a suelo libio a un centenar de inmigrantes rescatados en el mar Mediterráneo, en un polémico fallo que causó repudio entre defensores de derechos humanos.

La corte resolvió que el capitán, que no fue identificado, violó el derecho internacional al devolver a inmigrantes a un territorio en el que pueden ser perseguidos por cuestiones de raza, religión u opinión política, según el diario local Il Riformista.

El veredicto generó fuertes críticas entre miembros del gobierno de Italia y la Unión Europea, que financian a los guardacostas libios para que detengan a los inmigrantes cuando se disponen a cruzar el Mediterráneo y frenar así el flujo migratorio hacia Europa.

Esta ayuda por parte del bloque comunitario levantó polémicas, especialmente entre defensores de derechos humanos, que denunciaron que los inmigrantes sufren a menudo un trato «terrible» en Libia, recogió la agencia de noticias Europa Press.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *