Miguel Pesce le sigue haciendo pagar costos al Presidente

Largas colas bancarias y desatención a los Jubilados y beneficiaros del IFE, ahora otra. En marzo, los plazos fijos a las empresas tenían una tasa de rendimiento del 30%. A los pocos dias tenían una tasa de plazo fijo del 15%. Incluso cuando las tasas fueron elevadas a un mínimo del 70% de la tasa de política monetaria, es decir cuando los plazos fijos quedaron al 26,6% mínimo nominal anual, la tasa Badlar que es la que se paga por los grandes depósitos quedó todavía más descolocada. Este error le salió caro al Estado, es decir a todos nosotros, porque en un primer momento, incluso en cuarentena el Banco Central estaba pudiendo comprar dólares en el mercado por el superávit comercial. Desde el 15 de abril en adelante el Banco Central perdió esa posibilidad porque se dispararon los tipos de cambio, hoy el dolar blue $ 122 .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x